Bienvenido al Portal de Inteligencia Intuitiva Bienvenido al Portal de Inteligencia Intuitiva
   [Portada
EnglishFrenchGermanItalianSpanish
  Nuevo Usuario / Login No hay Mensajes para Anonymous Usuarios Registrados: 1389  


Información
 Portada
 Añadir a favoritos
 Tu Página de Inicio
 
 


Visitas

Menú
 Servicios del Portal
 Avisos Legales
 Recomiendanos
 Buscador del Portal
 Buscador de Google
 Staff
 Tu Opinión
 Criticas
 Reloj Meditación
 Contenidos
 Secciones
 Enciclopedias
 Noticias
 Temas
 Archivo de noticias
 Descargas y Enlaces
 Descargas
 Enlaces
 Estadísticas
 Top 10
 Encuestas
 Miembros
 Tu cuenta
 Gente Online
 Lista Usuarios
 Mensajes Privados
 Diario
 e-Boletín
 Info
 Fases de la Luna
 Sorteos
 Ocio
 e-Postales
 Cine
 Ilusiones

Buscar
Buscar en Google
en la Web
en este Portal




Secciones
 Terapias
 Talleres
 Recetas Naturales
 Curiosidades
 Alimento del Alma

Idioma
Selecciona Idioma de la Interfaz:

English French German Italian Spanish

El Cambio de Idioma, se encuentra Actualmente en Preparación. Rogamos disculpen las molestias.

Sentencias
Toma ser un gran hombre para ser un buen oyente.

Calvin Coolidge.

Manda tu la tuya

Publicación: El Inconsciente Colectivo / Registros Akásicos
Enviado por meme el ( lecturas)
Mental
Muchísimas personas, relacionadas, de una u otra forma con el fenómeno de la regresión hipnótica, creen fervientemente, que a través de ella, se reviven experiencias y pasajes de vidas anteriores. En estas cuestiones, no parece lo más adecuado hablar de porcentajes, pero me atrevo a afirmar que ganan por abrumadora mayoría a quienes defienden la postura contraria. Después de algunos años implicado en esta técnica, y de escuchar los puntos de vista de hipnotizadores e hipnotizados, creo que no me equivoco en absoluto al hacer esta valoración. Y ello parece lo más normal y lógico desde ambas perspectivas; ya que los hipnólogos observamos con frecuencia, que la representación que hacen los sujetos hipnotizados al evocar y transmitir tales recuerdos, difícilmente podría ser igualada por el mejor de los actores. Y por el lado de los hipnotizados, quienes han sido sometidos a una regresión, también afirman en su inmensa mayoría, que aquellos recuerdos rescatados de lo más profundo de su mente son completamente reales... por lo menos, así lo perciben ellos.

[...]

Entre los defensores de la "creencia reencarnacionista" se hallan multitud personajes de gran fama y renombre social. Recordemos algunos ejemplos: Jean Le Poulain (creía ser la reencarnación de una aviador durante la Primera Guerra Mundial)... Napoleón Bonaparte (también creyó haber sido en otro tiempo Carlomagno)... Yoko Ono (quien afirmaba haber conocido a John Lennon en una vida anterior)... Shirley MacLaine (fue bailarina en Egipto... y dueña de un "sallon" durante la fiebre del oro norteamericana)... Sylvester Stallone (murió guillotinado durante la Revolución Francesa).

El caso es, que no podemos afirmar si están en lo cierto o no. Demostrar empíricamente que las experiencias y recuerdos obtenidos en una regresión hipnótica, son atribuibles a vidas pasadas, es una tarea, prácticamente imposible por el momento. También es verdad, que existe cierto número de casos muy bien estudiados y documentados, para los que la Ciencia, no encuentra ninguna explicación. Personalmente, no me atrevo a contestar en un sentido o en otro. Eso sí, tengo que manifestar, que algunas hipótesis que tratan de dar respuesta al fenómeno, me parecen más coherentes que otras, y en ello voy a basar el contenido de este artículo. Un artículo, que solo pretende exponer los argumentos a favor y en contra, de cada una de las teorías que se barajan en relación al tema. Y como dice el tópico... que cada cual extraiga sus propias conclusiones.

Una primera reflexión, nos lleva a preguntarnos, si debemos aceptar estos recuerdos como reales; y en caso de admitirlos como tales; si ello, aportaría una prueba de la veracidad de la reencarnación. Una respuesta afirmativa a la primera pregunta, no derivaría necesariamente en otra también afirmativa de la segunda, como puede parecer a simple vista. Trataremos de explicarlo más adelante. Pero vayamos por partes.

Existen diversas teorías que tratan de explicar de donde provienen los recuerdos que asoman a nuestra mente durante una regresión. Y evidentemente nos referimos a aquellos recuerdos que nada tienen que ver con nuestra vida presente; es decir, solo hablamos de los que podrían ser asociados a anteriores reencarnaciones. Las teorías con una mayor consistencia explicarían que recibimos tal información...

- de una Fabulación Inconsciente.

- de una Transferencia de información del hipnólogo hacia el individuo hipnotizado.

- de la Memoria Genética,

- de otras vidas anteriores (Reencarnación)

- del Inconsciente Colectivo

Vayamos una por una, reflexionando y examinando los puntos que se esgrimen a su favor y en su contra.

- Fabulación Inconsciente:

Sabemos que la mente es capaz de generar experiencias subjetivas e irreales durante el estado hipnótico, dicho de otro modo "fantasear". Sin embargo, no podemos obviar, que muchos de los testimonios, no pueden explicarse como simples fantasías surrealistas. Bien es verdad, que una parte importante de estos relatos, no se sostiene en pie, ni ante los ojos del hipnólogo más partidario de la hipótesis "reencarnacionista"; pero otros testimonios no se pueden explicar bajo la tesis de una "fabulación inconsciente" por parte del sujeto hipnotizado. Me refiero, a los que tras una investigación seria y minuciosa, se llega a la conclusión, de que tales recuerdos se corresponden con pasajes históricos reales que vivieron los personajes con los que se identifica el individuo hipnotizado. Recordemos el caso de Brydey Murphy, donde una mujer norteamericana - Ruth Simmons, cuyo verdadero nombre era Virginia Tighe - reconstruyó bajo hipnosis toda una vida de alguien que vivió en la Irlanda de fines del siglo XVIII y cuyo nombre era Brydey Murphy, aportando multitud de detalles posteriormente comprobados y que hacen inviable que la historia relatada, fuera tan solo producto de su imaginación. Pero es que, casos similares al de Brydey Murphy, los hay a cientos y alguno de ellos, los he presenciado e investigado en primera persona. Por lo tanto, afirmar que todos los contenidos que emergen durante la regresión hipnótica, sean producto de nuestra fantasía, no me parece muy acertado. Por ello, en mi opinión esta primera hipótesis debemos desecharla, por lo menos en un gran número de casos.

- Transferencia de información del hipnólogo al sujeto hipnotizado:

Tampoco me parece muy coherente. Bien es verdad, que el hipnotizador puede sugerir ciertos contenidos al sujeto hipnotizado, pero transmitirle una historia que él tampoco conoce, tampoco parece muy creíble. Además, aún aceptándolo, nos encontraríamos como al principio del enigma.... porque la pregunta sigue en pie... ¿de donde extrae el hipnólogo tales recuerdos, si él tampoco conoce los hechos? Además, hay otra razón de bastante peso, el hipnólogo se encuentra en un estado consciente (Ondas Beta) y el sujeto hipnotizado en estado inconsciente (hipnosis) donde predomina un ritmo de actividad cerebral mucho mas bajo, Ondas Alfa y Theta. En este último estado, está suficientemente comprobado que la receptividad y el predominio de la percepción extrasensorial es mucho mayor. Es mucho más coherente pensar pues, que es, el individuo hipnotizado a nivel inconsciente, quien incorpora a su mente tal información, venga esta de dónde venga.

- Memoria Genética:

Es algo que sostienen bastantes investigadores. Según ellos, en el "código genético" está la clave de éste y otros misterios. El descubrimientos de los ácidos ribonucleicos y desorribonucleicos ha permitido vislumbrar lo que puede ser la respuesta a muchos procesos misteriosos, desde el "deja vu" hasta la creencia de la reencarnación. Afirman que si aceptamos que nos es trasmitida una información por vía genética, también podríamos aceptar que tal información lleva latente los recuerdos, emociones, sentimientos y experiencias de quienes nos precedieron. Es decir que "algo de nuestros antecesores" - incluso de épocas remotas - ha pervivido en el mensaje genético encerrado en el ADN. No obstante, esta teoría también conlleva una reflexión en su contra de bastante consistencia. Veamos: una persona podría recordar situaciones y vivencias de su padre, abuelo, bisabuelo, tatarabuelo, etc. etc. Pero... ¿y si se demuestra que su línea genealógica nunca estuvo relacionada con el lugar de donde provienen tales recuerdos? Por ejemplo... ¿puede un ciudadano español cuyos ascendientes nunca conocieron la Alemania nazi, recordar una experiencia en un campo de concentración alemán durante el genocidio de los judíos? Con una diferencia de tan solo cincuenta años, existente desde la época actual hasta el periodo de la Segunda Guerra Mundial, no podríamos más que abarcar recuerdos correspondientes a un par de generaciones precedentes. Por ello y si comprobamos que ningún antepasado reciente vivió en tal época, parece evidente que la memoria genética no es la promotora de tales recuerdos. Por lo tanto, esta hipótesis, no podría explicar en absoluto, multitud de experiencias extraídas bajo regresión hipnótica. Y no digamos nada, cuando los testimonios nos llevan a entornos muy distantes a los de la persona hipnotizada, como la India, Nepal, Egipto (tomando como punto de referencia, por ejemplo España). Entornos ajenos no solo al nuestro actual, sino también a todos nuestros directos predecesores, y de quienes presumiblemente hemos recibido la información genética.

- Otras Vidas (Reencarnación):

Llegamos a la hipótesis más atractiva, seductora y como recordábamos al principio, la que más seguidores tiene: "la Reencarnacionista". La reencarnación, en cualquier caso, es una creencia muy bella y esperanzadora. Nos consuela ante la aterradora perspectiva de desaparecer definitivamente después de la muerte. Además, personalmente también creo que vivir una sola vida, sería algo bastante injusto; mientras que si consideramos la reencarnación como algo real, tendríamos la posibilidad de paulatinamente y a través de diferentes existencias, ir puliendo y perfeccionando todos lo errores y defectos, que todos y sin excepción, tenemos. Además, nos aporta la agradable sensación de esperar transformar en hechos reales, y en una futura existencia, aquellos objetivos y sueños, que no nos ha sido posible en esta. Por otro lado, siempre me he preguntado, que en caso de no aceptar la reencarnación y seguir creyendo en la inmortalidad del alma... ¿que alternativa nos queda?... ¿un cielo o infierno eternos? ¿Perpetuarnos como espíritus inmortales? ¿Y con que objetivos? Si aceptamos la reencarnación, las respuestas a tales preguntas parecen - aparentemente - poder responderse con una mayor facilidad.

No obstante, una cosa es lo que deseamos y otra lo que las evidencias nos sugieren como cierto. La Reencarnación - y siempre bajo mi punto de vista - cuenta con algo muy en su contra. La población sobre la Tierra, ha ido aumentando – y lo seguirá haciendo - de forma progresiva como todos sabemos. Hoy en día, casi hemos duplicado el número de habitantes sobre nuestro planeta con respecto a algunos pocos años atrás. Y habría que multiplicar por 10, 50, 100, 1000 etc. etc. según nos alejemos en el tiempo. Según esto, muchos sujetos de los que sometemos a una regresión hipnótica, no deberían recordar absolutamente nada, pues resulta obvio que su vida presente correspondería a su primera "encarnación" (no "reencarnación") sobre la Tierra.

Bien es verdad, que replicando a esta cuestión, algunas escuelas esotéricas afirman que nuestras almas podrían haberse encarnado anteriormente en otros mundos o planos de existencia y desde los cuales vendríamos a reencarnarnos a la Tierra. Pero también, si ello fuese así, se debería recordar – bajo el estado hipnótico - tales vivencias experimentadas en otros planetas, dimensiones o planos de existencia. Sin embargo, ello no es así. La experiencia nos dice, que la práctica totalidad de sujetos hipnotizados (aunque hay excepciones) solo rememoran vivencias relacionadas con pasajes históricos dentro de nuestro contexto planetario. Es una cuestión de aplicar las matemáticas y nada más.

También es cierto, que existen personas que han sido curadas de ciertas dolencias como úlceras sangrientas, al recordar que fueron acuchilladas en una vida anterior en la misma zona... Ahora bien, ¿tenían una úlcera a consecuencia del trauma de una muerte anterior provocada por una cuchillada; o por el contrario, visualizaron esa muerte a causa de la úlcera que tenían en esta vida? Como he dicho al principio, es imposible de comprobar tales cuestiones. Aunque es justo reseñar, que para la mayoría de personas sometidas a una regresión, tales recuerdos son verdaderos. Al menos, sus sentimientos y sensaciones así se lo trasmiten.

En los últimos dos siglos la doctrina de la reencarnación está presente en el eje central de buena parte de los nuevo movimientos filosóficos y religiosos, destacando especialmente las escuelas teosóficas, antroposóficas y espiritistas. Hoy en día la creencia de la reencarnación está presente en una parte muy importante de las nuevas sectas y religiones "pret a porter", así como entre el variopinto abanico ideológico de la "New Age", donde son corrientes las terapias basadas en la supuesta incidencia de vidas anteriores sobre los problemas cotidianos que arrastramos los mortales. La historia de la doctrina reencarnacionista muestra claramente, que su aparición y éxito, se debe básicamente, a un intento de dar explicación a las injusticias y desigualdades entre los humanos.

- Inconsciente Colectivo:

Carl Gustav Jung, pasó a la historia como el propulsor de esta teoría, pero no olvidemos que la creencia de una especie de "almacén de memoria gigantesco" que archivaría todo cuanto ha ocurrido desde la creación de la especie humana es muy antiguo. Y no solo existiría un "almacén de memoria" como privilegio de la especie humana, sino también tendrían el suyo el resto de las especies. Es lo que se conoce como "campos morfogenéticos". En relación a la raza humana (campo antropomórfico) no nos estamos refiriendo simplemente a un archivo de datos, fechas y acontecimientos; sino a sensaciones, sentimientos y emociones que han sido incubadas por cada hombre y mujer desde que la raza humana, sea de la forma que fuese, comenzó su andadura por este planeta. Ya, la tradición esotérica enseña que vivimos sumergidos en un "océano fluídico". Este "fluido" es tan sensible que todo queda inscrito en él, absolutamente todo: el más insignificante de nuestros actos, la más tenue de nuestras emociones, el más fugaz de nuestros pensamientos... Esta "dimensión registradora" está compuesta de una materia extremadamente sutil que desprenden todas las criaturas: los seres humanos, los animales, las plantas e incluso las estrellas. A este fluido Hermes Trismegisto lo llamó "Telesma". Posteriormente los hindúes lo denominaron "akasha". Pero en realidad, este tipo de materia ha recibido numerosos nombres: "electricidad cósmica", "serpiente original", "fuerza fohat". El caso es, que según esta creencia, cada criatura que piensa, siente y se mueve en el Universo, le imprime nuevas vibraciones. Este "akasha" tiene la propiedad de registrar todo cuanto sucede en el Universo. En ocultismo se denominan "registros akásicos" a esa especie de dimensión imperceptible, pero a la vez, tan cercana a nosotros.

Pero como decíamos, fue Carl Gustav Jung quien dio estructura y nombre a la teoría del "inconsciente colectivo". A ella llegó con planteamientos similares a los descritos anteriormente, pero aportando a esta creencia unas nuevas perspectivas y contenidos. Carl Gustav (1875-1961), psiquiatra y psicólogo suizo, ensanchó el acercamiento psicoanalítico de Sigmund Freud, interpretando los disturbios mentales y emocionales como tentativa de encontrar la integridad personal y espiritual. En especial, su experiencia con psicóticos fue decisiva para su acercamiento a Freud, pues el médico vienés había tenido contacto tan solo con neuróticos. Jung era hijo de un clérigo protestante, y desarrolló durante su solitaria niñez una inclinación para soñar y fantasear que influenciaron en gran medida su trabajo de adulto e imprimieron un singular carácter a su existencia.

Se graduó en Medicina en 1902 en las universidades de Basilea y de Zurich, con un profundo conocimiento en Biología, Zoología, Paleontología, y Arqueología - por cierto, carrera esta última que dejó por un sueño que tuvo -. Estos estudios le trajeron renombre internacional y lo condujeron a una colaboración cercana con Freud. Sin embargo, Jung declaró su independencia hacia la estrecha interpretación sexual de Freud con respecto a la libido, intentando demostrar los paralelismos cercanos entre los mitos antiguos y las fantasías psicóticas y explicando la motivación humana en términos de una energía creativa más grande. Renunció a la presidencia de la Sociedad Psicoanalítica Internacional y fundó su propia "escuela", animado por otros colegas, pacientes y amigos.

Más adelante, sus trabajos estuvieron dirigidos hacia una distinción entre las sensaciones personales y los pensamientos inconscientes o reprimidos, desarrollados durante la vida de un individuo, y lo que denominó "inconsciente colectivo"; es decir, sensaciones, pensamientos, y memorias compartidas por toda la humanidad. El "inconsciente colectivo", según Jung, se compone de lo que él denominó, tomando a Platón como referencia "arquetipos, " o "imágenes primordiales". Éstas corresponden a las experiencias de la Humanidad, típicas. Según Jung, aspectos como el afrontar la muerte, el miedo a lo desconocido, nuestra actitud ante el sexo, el elegir un compañero con quien compartir nuestra vida, la búsqueda de una trascendencia, etc. etc... encontraron su manifestación simbólica en las grandes religiones, mitos, cuentos de hadas y fantasías de la raza humana. Jung observó que en las mitologías y culturas de las más diversas civilizaciones había una serie de creencias que eran comunes. Por ejemplo, en todas se creía que los espíritus descienden siempre del cielo, que el Sol representa la divinidad, que el agua es símbolo de vida, etc. etc. Es decir, que en todos había una serie de arquetipos comunes; y que eso era así, tanto si se trataba de un aborigen australiano o de un ejecutivo japonés. Hemos de recordar que el concepto de arquetipo ha estado presente a lo largo de la historia en las reflexiones de grandes pensadores, desde Platón hasta Hermes Trismegisto pasando por Filón de Alejandría, Irineo, Dionisio o San Agustín.

Pues bien, Jung entendió que esos arquetipos - comunes a todos los pueblos de la Humanidad - constituían el contexto del inconsciente colectivo. Para él los sueños no eran sino una síntesis del inconsciente colectivo y el inconsciente personal, mientras que los mitos constituían algo así como una dramatización de los arquetipos. Para él, el mundo de los arquetipos en relación con los sueños serían como un "todo" que está más allá de nuestra capacidad de comprensión a nivel de la conciencia de vigilia; y que, en consecuencia, no puede ser tocado, troceado, pesado o medido. En otras palabras, estaría en el Vacío... en la Conciencia Absoluta.

Así pues, dentro "de su teoría del inconsciente colectivo" al igual que para otros pensadores dentro de los "registros akásicos", se hallaría la memoria de la especie, el "pool" de recuerdos genéticos ancestrales. A través del inconsciente individual, se está en contacto con el inconsciente de toda la humanidad... la que vive en estos momentos, la que vivió en pasadas épocas y la que vivirá Dios mediante, hasta quien sabe cuando. Esto explica que la mente individual en determinados momentos subliminales, tenga acceso a un caudal enorme de información codificada. Podríamos comparar la mente individual con un iceberg... la mente consciente correspondería a la punta emergida de tal iceberg, mientras que la mente inconsciente sería la parte sumergida, mucho más grande e importante que la que aflora. Pero se trataría de un iceberg que en su parte sumergida estaría unido a millones de otros icebergs... es decir, con los subconscientes de todos los demás seres humanos. Pero no solo de los vivos, sino de todos cuantos han existido dentro de nuestra especie... dicho de otro modo, con el “inconsciente colectivo” o “el alma colectiva” de la raza humana. Por cierto, que él comparaba nuestra mente individual con la cresta de una ola, correspondiendo la inmensidad del océano a las regiones o dominios del inconsciente colectivo de la humanidad. De tal profundidad emergerían un sinfín de contenidos, tales como los arquetipos, simbolismos, atavismos, fantasías, mitos y sueños... que caracterizarían y a la vez diferenciarían a la especie humana de los demás especies vivientes.

A veces, cuando se expone esta teoría, se replica en su contra con diversos argumentos. Por ejemplo, como podemos estar seguros que dentro de una fase de regresión hipnótica, hemos establecido contacto con el "inconsciente colectivo". Y este argumento creo que es un error de interpretación. Con el "inconsciente colectivo" no se conecta, sencillamente estamos en permanente contacto con él. Porque cada uno de nosotros somos el inconsciente colectivo... o mejor dicho, una parte, proyección o manifestación de él; al igual que él está formado por cada uno de nosotros. Cada mente influye en el inconsciente colectivo, y éste en ellas... y ambas cosas son inseparables. De tal forma, muchas sensaciones, recuerdos y experiencias nos vienen de allí... y de igual manera, nosotros estamos emitiéndole constantemente las nuestras. Por ejemplo, un poeta al hacer poesía, está trasmitiendo sensaciones al "inconsciente colectivo" y a la vez, de éste, recibe su fuente de inspiración, que ha sido originada por otros poetas anteriores.

Cuando dormimos nos sumergimos de lleno dentro de ese Universo Colectivo que utiliza su particular lenguaje manifestándose mediante los símbolos oníricos. De ahí que la tradición sobre la interpretación de los sueños nos hable de un lenguaje onírico común para todos nosotros. También, muchos investigadores atribuyen determinadas experiencias, tales como las "Apariciones Marianas" y diversos fenómenos relacionados con los "Ovnis" a ciertos arquetipos generados a través de miles de años de historia, por las creencias de los seres humanos. Determinadas pesadillas infantiles, fobias, recuerdos colectivos, miedos irracionales y actitudes ante la vida, nos vendrían incorporadas desde "inconsciente colectivo" a través de los recuerdos filogenéticos y ortogenéticos, que caracterizan a la raza humana.

Pero sigamos, porque tal vez la Física también nos pueda aportar algo. Los físicos del siglo pasado veían el Universo como una colección de partes diferentes, cada una de ellas, aislada y separada de las otras en el espacio y en el tiempo. A partir de este supuesto, midieron, definieron y numeraron todos los fragmentos y piezas cuya totalidad formaba parte el Universo. Pensaban que podían roturarlos y colocarlos en el lugar que les correspondía. pero con el advenimiento de métodos e instrumentos científicos mas avanzados, sólo fue cuestión de tiempo que los físicos se toparan con problemas inherentes en el viejo concepto newtoniano del mundo como máquina o mecanismo hecho de partes separadas y desarmable como un reloj. El problema empezó cuando los científicos se pusieron a investigar la naturaleza de las partículas subatómicas, ultra microscópicas, que constituyen el átomo. Con gran asombro, descubrieron que no podían localizar específicamente el electrón en el tiempo ni en el espacio. Si las partículas que lo constituyen se negaban a dejarse situar en un único lugar, ¿cómo se podía decir que el átomo fuera concreto o mesurables? ¿Y si el átomo no se comportaba como una entidad aparte, ¿cómo se podía definir como separados o aislados entre sí a personas, animales u objetos que están constituidos por átomos?..

El ser humano parte del punto de vista de que "yo" termino en un lugar y "tú" comienzas en otro... en lo que Alan Wats llama la realidad del "yo-aquí-dentro" frente al "tú-ahí-afuera". Si tuviéramos que definirnos, siempre lo haríamos diciendo: "somos esto, pero no aquello", y esto es debido, a que creemos que terminamos en alguna parte y los demás empiezan en otra. Sin embargo, los místicos tanto en Oriente como en Occidente, han hablado siempre de otra dimensión de la realidad, en la que nada existe aisladamente. Los budistas nos recuerdan que "Todo en uno y en uno en Todos", una idea de la que se hace eco el Maestro Eckhart, un místico cristiano del siglo XIII que escribió "Todo lo que el hombre tiene aquí externamente en la multiplicidad es intrínsicamente Uno".

Siguiendo con ello, sospechamos que estamos usando nuestra energía para promover algo que no solo nos afecte a nosotros, sino que sirva de alguna manera a otras personas. Su existencia se opone a la individualidad y nos sugiere el acceso a otro tipo realidades entre la conciencia y lo que permanece fuera de ella. Difumina las fronteras del "yo" estimulándonos la imaginación creadora. Nos volvemos más receptivos y nos sitúa ante la existencia de un "plano" donde circundan imágenes, ideas y sentimientos de dimensión universal y arquetípica. En caso de darse alguna forma de canalización creativa, podemos convertirnos en el medio a través del cual estas imágenes puedan ser trasmitidas a otros. También los místicos y los profetas podrían haber tenido acceso al "inconsciente colectivo" recibiendo mensajes o visiones que luego han comunicado al mundo.

¿Y qué dice la Parapsicología de todo esto? Pues define lo que el sujeto hipnotizado percibe a través de la regresión hipnótica, como Pantomnesia - también se le conoce como Hipermnesia - y que consiste en la facultad de recordar, memorizar y evocar hechos ya ocurridos, a nivel sensorial, subliminal o extrasensorial. No obstante, la pregunta sigue quedando en pie. ¿Como se pueden conocer aquellos hechos de los que nunca se ha tenido información. Para algunos investigadores la respuesta está clara: la Pantomnesia se percibe a través del inconsciente colectivo. Allí se guardan fragmentos del pasado, vivencias entrañables y queridas, hechos horribles, actos bellos, actitudes heroicas... en definitiva, todo cuanto constituye la trama psíquica de ese "super-ser" que es la Humanidad, unidos todos sus miembros por las raíces del alma colectiva y el "pool" de recuerdos filogenéticos, que todos compartimos.

De esta forma, las vivencias de todos cuantos nos precedieron quedaron y están reflejadas dentro del "inconsciente colectivo" de la humanidad, así como todas nuestras experiencias están archivadas en nuestro inconsciente individual. Por ello insinuábamos al principio, que aunque todo cuanto recuerda el individuo hipnotizado se corresponda con verdaderos hechos reales; tales recuerdos, no tienen forzosamente que pertenecer a una existencia anterior suya. Dicho de otra manera, bajo hipnosis podemos evocar hechos que efectivamente sucedieron años atrás; pero ello, no demostraría necesariamente la existencia de la reencarnación.

Con toda seguridad, esta hipótesis es menos bella, poética, fascinante, cautivadora y esperanzadora - y si cabe, menos justa - que la reencarnacionista. Sí, menos justa... por lo menos, así a mí, me lo parece. Pero si reflexionamos un poco, ello es debido a un inherente sentido de "individualidad" que todos poseemos y que por otro lado, es necesario para nuestra supervivencia. Si admitimos la teoría del "inconsciente colectivo" tenemos que aceptar que somos algo más extenso de cuanto creemos; que formamos parte -o somos la proyección- de un todo. Los "reencarnacionistas" suelen afirmar que las almas más evolucionadas van elevándose a través de distintas reencarnaciones por diferentes planos de existencia, mientras que los espíritus más "rezagados" deben de volver a la Tierra a purgar sus culpas o a aprender aquello que no fueron capaces, una y otra vez. La aceptación de un "alma colectiva" nos sugiere, por el contrario, una perspectiva totalmente distinta: yo soy el otro... y el otro soy yo... y ambos estamos integrados en todos los demás... formando parte - y siendo una manifestación - de esa Conciencia Absoluta, portadora de un océano infinito de conocimiento en el que todos podemos beber.

Decíamos anteriormente, que muchos de los enigmas que estudia la Parapsicología, tendrían su explicación bajo la perspectiva de un "inconsciente colectivo". De él, surgiría la etiología de experiencias como la Oui-ja, Psicografía, Sueños, Apariciones Marianas... entre otras. Acaso todas ellos, fuesen una manifestación que nos viene dada desde el "inconsciente colectivo" a través de determinados arquetipos, símbolos y representaciones. La confirmación de un "inconsciente colectivo" que operara de tal forma, explicaría los recuerdos de vidas pasadas, mejor que ninguna otra teoría... y también, insistimos, de un numeroso grupo de fenómenos que investiga la Parapsicología.

En definitiva, ésta es para mí, la hipótesis más coherente, aunque no sea la que más me agrade... y lo confieso de todo corazón. En más de una ocasión, ello ha provocado amigables discrepancias con "mis buenos amigos reencarnacionistas" vinculados con el fenómeno de la regresión hipnótica. Pero confieso, que no me importaría rectificar llegado el caso... lo he hecho ya en otras ocasiones durante mi vida, replanteándome y alterando ciertos conceptos. Pero de momento, una cosa es lo que deseamos y otra la que nos parece más cercano a la realidad.

"Todos los que han muerto se albergan ahora en ti" es una interpretación poética que ilustraría perfectamente la hipótesis del "inconsciente colectivo" como respuesta al enigma de los misteriosos recuerdos que asaltan nuestra mente durante una regresión hipnótica. Y es que, a veces, solo los poetas y los sabios, tienen estas profundas intuiciones. Nos gustaría creer en la reencarnación tal como se concibe a nivel popular, ya que sería una forma de perpetuarnos individualmente, y que por otro lado haría justicia ante el variopinto comportamiento de los humanos en la vida. Al admitir la hipótesis del inconsciente colectivo, nos embarga una fría sensación de injusticia. Es evidente, que el papel que a cada uno nos ha tocado desempeñar como parte integrante del "alma psíquica" de la humanidad, no ha sido igual de agradable. La contribución de algunos ha sido más amarga que otros. No todos han tenido las mismas oportunidades y la desdicha de muchos puede haber contribuido a la felicidad de otros tantos. El amor y la dicha que muchos experimentaron durante su existencia, ha sido abocada en el "alma colectiva" de igual forma que el odio y sufrimiento de otros tantos.

Además, la aceptación del Inconsciente Colectivo también aporta sus argumentos en contra. Por ejemplo ¿por qué una persona hipnotizada capta mediante una regresión unos determinados recuerdos y no otros? Personalmente no tengo respuesta a ello, ni creo que la haya de momento. Además el tema se complica cuando lo relacionamos - es preciso relacionarlo - con la inmortalidad del alma. Porque... ¿y una vez que nuestra especie desaparezca, que será de nosotros? ¿Desaparecemos como parte integrante de ella?. ¿Evolucionará el alma colectiva humana en un proceso imposible de determinar?. Difíciles preguntas con imposibles respuestas. Parece evidente que la creencia en el inconsciente colectivo como factor desencadenante del fenómeno de la regresión hipnótica, desvirtúa en parte, que nuestras vidas sean portadoras de un propósito, finalidad y significado... de lo cual estamos convencidos... o deseamos estar convencidos. Pero ello sería otra cuestión, que nos apartaría del contenido de este artículo. Tales elucubraciones se hunden en los más profundos misterios del por qué y para qué de todas las cosas... y del misterio de la vida como algo más que un suceso biológico. Algo, para lo que de momento, solo tienen respuesta las religiones y dogmas de fe.

Por ello, y dejando al margen tan hondas reflexiones, solo pretendemos presentar una alternativa más a la creencia de la trasmigración de almas, como factor desencadenante de los recuerdos percibidos mediante las regresiones hipnóticas. Con muy sólidos argumentos, eso sí, por lo menos bajo nuestro punto de vista... pero al fin y al cabo, - insistimos - solo hablamos de una alternativa más, a la creencia en la reencarnación.

Nos gustaría, tal como defienden los reencarnacionistas, tener la oportunidad nuevamente de retornar a este mundo para realizar aquellos deseos, logros y objetivos que no nos fue posible en esta existencia... en definitiva, vivir otra vez individualmente... dicho de otro modo, reencarnarnos. Pero si no fuera así y la teoría del inconsciente colectivo fuera la correcta, también sería un consuelo el pensar que aquello que no pudimos conseguir en nuestro único tránsito sobre este planeta, lo puedan acometer otros por nosotros... al fin y al cabo, cuanto hemos sido individualmente, se perpetuaría a través de nuestros descendientes.

Unos días antes de concluir este artículo, me encontraba de viaje en Grecia. Ya próximo a embarcarme de nuevo hacia España, apuraba mis últimas horas en tierras helenas, paseando por el camino que rodea la Acrópolis. En el atardecer ateniense, los efectos del alumbrado nocturno aportaban un bello resplandor a sus ruinas y disipaban las sombras que ya imperaban en sus alrededores. Recordé por unos instantes, este artículo aún sin terminar. Y en un todavía caluroso crepúsculo, observé por última vez aquel testimonio de nuestra historia. Era un bello espectáculo, propicio para cualquier tipo de reflexión metafísica. Y es que, esos eternos fantasmas del pasado, me recordaron por unos momentos, en su tácita e inmortal presencia, sobre lo que estaba escribiendo. Fantasmas, que tal como creemos, siempre se albergarán en nosotros a través del inconsciente colectivo, donde subyacen, y desde donde han perpetuado su pasaje a la eternidad.

Y en una última reflexión, recordamos que si todos los que han muerto, se albergan en nosotros; asimismo cuando nosotros dejemos este mundo... todo cuanto sentimos, anhelamos, soñamos y experimentamos... también será portador de eternidad.

Si solo vivimos una vez... y por ello, la reencarnación es solo una bella fantasía, puede consolarnos la esperanza que nuestra lucha y esfuerzo, si habrá servido de algo... Al fin y al cabo, también sería una forma de inmortalidad.

Autor: Manuel Capella





COMENTARIOS

Anónimo escribió: Re: El Inconsciente Colectivo / Registros Akás (Puntuación 5)
ballannsw a la conca de tu mage
2007-03-23 00:13:09
Responder
Anónimo escribió: Re: El Inconsciente Colectivo / Registros Akás (Puntuación 1)
Jajaja pobre sabiondillo, seguro que eres un pedazo de carne pensane solamente, deberias tratar de experimentar las cosas que estan mas alla de tus sentidos y te daras cuenta que lo que dices son tonterias, la ciencia siempre descubrira nuevas cosas y corregira otras, pero nunca llegara ala verdad basandose en las leyes fisicas y los 5 sentido, lo siento por ti.
2007-05-11 04:58:24
Responder
No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese por favor
Temas Asociados

AlopatíaInformes

 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Mental
· Noticias de meme


Noticia más leída sobre Mental:
El Inconsciente Colectivo / Registros Akásicos


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 3.7
votos: 10


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo



Opciones

 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo





Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.

  
Portal patrocinado por Inteligencia Intuitiva
Todos los logos y marcas registradas en este sitio
son propiedad de sus respectivos dueños.
Los comentarios son propiedad y responsabilidad
de las personas que lo emiten.
El resto son copyright de Inteligencia Intuitiva © 2006
  Licencia de Creative Commons

El Portal de Inteligencia Intuitiva se publica
bajo una licencia de Creative Commons.
Bajo las condiciones de:
Reconocimiento, No Comercial y Sin Obra Derivada.

Página Generada en: 0.065 segundos